Álvaro Leiva y Macarena Vieira

Black Mud

Vende 5.000 litros al mes

Las 5 Lecciones Más Importantes

Cerveza Black Mud

País

Chile

Fecha de Inicio

8 de julio de 2024

Links

La historia de

Cerveza Black Mud

¿Quién está detrás de Black Mud?

Cerveaz Black Mud nació en 2017 después de que lleváramos ya unos 15 años en el rubro. Los socios somos básicamente mi señora Macarena Vieira y yo Álvaro Leiva. Un equipo, una pareja. Con mucho esfuerzo lo hemos sacado adelante.

Esto empezó como un hobby. Mi papá me trajo una revista sobre cómo hacer cerveza artesanal en casa y de ahí no pare más. Las primeras cervezas no eran muy buenas, pero fui mejorando, primero tomé un curso y luego seguí aprendiendo de forma autodidacta.

Yo estudié arquitectura y trabajé un tiempo con mi padre, que es constructor civil. En paralelo de a poco fui invirtiendo lo que ganaba en equipos, creciendo. Empezamos a tener los primeros clientes. Llegué a un punto en que toda la plata que tenía ya la había gastado en cosas relacionadas a la cerveza.

Hace un par de años invité a gente a participar del proyecto pero finalmente no funcionó y en 2016 tuve que cerrar la cervecería anterior.

Es importante tener gente que entienda el negocio, que sepa que no es solo poner plata y esperar que lleguen las lucas mágicamente. La cerveza artesanal es mucho más que solo producir. Hay que innovar constantemente, llegar a la gente, explicar el proceso.

¿Qué es Black Mud y cómo se les ocurrió la idea?

Somos Black Mud, que significa "barro negro" en español. Estamos ubicados en la comuna de Cunco, en la región de la Araucanía, Chile, a 30 km de Temuco hacia la cordillera. El sector donde tenemos nuestra cervecería se llama Barro Negro, pero pensé que sonaba más bonito en inglés, así que le di la vuelta y lo transformé en "Black Mud".

Después de algunos problemas que tuvimos con un socio anterior, decidí avanzar solo en 2017. Mi señora se unió y juntos le dimos vida a esta nueva cervecería Black Mud. Tras la pandemia, nos ganamos un Fondo Sercotec y un Fondo Corfo, lo que nos permitió no solo hacer cerveza, sino también tener una terraza cervecera donde la gente puede visitarnos, comer en nuestro foodtruck y probar otras cervezas.

Somos los primeros en producción de lúpulo en la zona. Hace unos 12 años, hice un levantamiento en la Araucanía buscando lúpulo de los colonos alemanes que habían quedado de antiguas cervecerías que fueron compradas y cerradas. Encontramos algunos de estos lúpulos, los adaptamos y ahora los usamos en nuestras cervezas.

Al costado de la cervecería tenemos un campo de lúpulo, donde en primavera y verano la gente puede ver las plantaciones y entender de dónde sale este ingrediente clave para la cerveza. A fines de febrero hacemos la cosecha de lúpulo e invitamos a la gente a participar. Es un evento muy esperado y nos escriben desde diciembre para saber la fecha exacta.

¿Cómo armaron lo que tienen hoy?

Lo primero, es que hay que partir haciendo lotes chicos, como de 20 litros, porque las inversiones son muy fuertes. Hay que probar, tantear, estudiar, hacer cursos, porque mucha gente se lanza a gastar millones y al final se pierde la inversión. Es clave ser paciente y crecer de a poco para entender bien y cuando te equivoques (porque te vas a equivocar) lo hagas con volúmenes bajos.

Lo principal es ser consistente, llegar a una buena receta, entender los productos que tienes en tu país, porque a veces las maltas renombradas no llegan o son muy caras. Hay que ajustarlo a nuestra realidad y bolsillo, pero siempre manteniendo la calidad. Eso es lo que hace un maestro cervecero, encontrar ese equilibrio.

También hay que entender el espacio, porque uno va creciendo. Nosotros partimos en una sala de 3x3 y al año siguientes nos quedó chica. Hay que planificar bien, pensar en fermentadores, cámaras de frío, espacios de guarda, bodegaje, despacho, tener gente que apoye. Todo tiene que estar bien calculado.

Otro punto clave son los volúmenes, por ejemplo pasar de 200 a 500 litros es una gran diferencia. Cambian las bombas, los diámetros de las mangueras, las fermentaciones. Hay que hacer estudios del agua varias veces al año, porque va cambiando con las lluvias y otros factores. A veces escasean o se encarecen los insumos, entonces hay que ajustar la receta para mantener la continuidad en sabor y calidad. Siempre hay que tener un plan B o C cuando algo falla, ser previsores y creativos al momento de solucionar.

Si te vas a embarcar en esto, parte con inversión baja, haz muchas pruebas y dale a probar a otros cerveceros para que te den su impresión y puedas ir mejorando. Aprovecha si algún maestro cervecero te puede dar tips, en el mundo cervecero nos apoyamos harto.
En el tema de equipamiento, no te lances solo por buscar algo más barato, hay que fijarse en detalles como la calidad del acero inoxidable, las soldaduras, el espesor, la instalación eléctrica y la potencia del equipo de frío. Lo mejor que verlo con un técnico especializado para elegir bien y tener equipamiento que dure.

Va a depender del bolsillo de cada uno, pero la inversión es alta para lograr se constante y que tu marca se mantenga viva en el mercado. Hay muchos que aparecen y desaparecen por no ser constantes, no nivelar hacia arriba. Hay que tenerlo muy en cuenta para lograr ser una marca conocida.

Ahora hay muchos cursos y diplomados de maestros cerveceros en universidades de Latinoamérica. En Chile puedes encontrar en la Universidad de La Frontera, la de Valparaíso, la Católica. También uno puede especializarse como sommelier de cerveza, que se enfoca más en la parte sensorial.

Al final es como cocinar, cada uno le da su toque, por eso las cervezas del mismo estilo nunca son iguales aunque usen los mismos lúpulos, por ejemplo. Depende del proceso de cada uno.

También está la Asociación de Cerveceros Independientes (ACI), un grupo a nivel nacional donde estamos reunidos desde el norte hasta la Patagonia para ser una red de apoyo en el mundo cervecero.
Tienen abogados, dan tips de etiquetado, producción y leyes. Entre los mismos cerveceros podemos compartir recetas, datos de dónde comprar insumos más baratos al por mayor para bajar costos. Estar asociados y compartir información es muy importante en este rubro para apoyarnos.

¿Cómo consiguieron sus primeros clientes?

Con Black Mud no fue difícil porque ya veníamos de otra marca que estaba cerrando. Yo era el maestro cervecero de esa marca anterior y los dueños de tiendas y locales entendieron que era la misma cerveza con nueva marca.

Pero volviendo a nuestros inicios, cuando uno parte tienes que hacer de todo: Maestro cervecero, carpintero, fontanero y vendedor. Es importante saber vender tu producto, porque no es llegar y decir "yo hago las mejores cervezas" y que se vendan solas. Hay que ir, acercarse, conversar, ser humilde, mostrar tu producto y venderlo.

Obviamente si tu marca no es conocida, hay que hacer un pequeño lanzamiento. Siempre es bueno tener un local "regalón" donde puedas lanzar la marca, llegar a un acuerdo para traer gente, hacer marketing y merchandising.
Hay que lograr hacer un buen match con el dueño o administrador para que el producto se muestre bien y hacer conjuntamente publicidad en redes sociales.

En temas de venta y distribución, obviamente que uno parte con los amigos y familiares que te compran todo. Aunque a veces es complicado porque como son cercanos, te dicen que la cerveza está buenísima aunque a lo mejor no sea tan así. Pero bueno, hay que empezar por algo.

Después de eso, hay que ir a ofrecer los productos a locales y botillerías especializadas y explicarles lo que estás haciendo. Nosotros por ejemplo, estamos en varias botillerías especializadas en Temuco y con nuestra marca anterior tuvimos distribución por todo Chile.

Con respecto al formato, ahora tenemos formato de botella pero nos estamos cambiando a lata, porque es lo que más se está llevando. Aparte por un tema de volumen, la lata es de 473cc versus la botella que es de 330cc, por lo que la gente pide el formato más grande.

Además la lata te permite poner la etiqueta alrededor de los 360°, hacer un diseño bonito que se vea atractivo en la góndola de un local o supermercado. El tema del diseño es súper importante, tanto el nombre como lo que quieras mostrar, tiene que ser algo transversal para que la gente se identifique con la marca y el producto.

¿Qué han hecho para conseguir más clientes en este tiempo?

Nosotros no tenemos vendedores, pero a pesar de eso, nos buscan y nos llaman para ofrecer nuestros productos en varios locales. Eso es espectacular para nosotros porque significa que a la gente le gusta nuestro producto y habla por sí solo. Hemos tenido la suerte de que nuestro producto es muy bueno y genera eso, que es algo fuera de lo normal porque normalmente uno tiene que ir a buscar a los clientes, pero en nuestro caso, ellos nos buscan a nosotros.

También hemos crecido gracias a nuestra terraza, donde la gente que no nos conoce puede venir a probar nuestra cerveza y después la buscan en los locales o la piden. La experiencia que ofrecemos en nuestra terraza es maravillosa, con la cervecería, la cerveza y la comida en un marco muy bonito. Cuando la gente entra, queda impresionada con todo lo que tenemos.

Después de visitar nuestra terraza, la gente trata de buscar nuestra cerveza en Temuco, y si no la encuentran, la exigen en los locales para que la tengan disponible. Eso es muy importante y hay que recalcarlo: la calidad de los productos y la constancia en mantener esa calidad es algo que nos alaban mucho.

La clave para mantener la constancia en la calidad de nuestros productos es la pasión y estar contentos cuando hacemos las cervezas. Es como cuando uno cocina, si estás de mal humor, todo te sabe mal. Pero si tienes una buena actitud y ganas de hacerlo, el producto final va a ser buenísimo.

Esa constancia se debe a la energía que tenemos porque nos gusta lo que hacemos. Si uno está alegre y contento en su trabajo, todo va a ir bien, pero si estás en un lugar donde tu trabajo es aburrido y lo estás pasando mal, todo siempre va a ser malo.

¿Cómo afrontaron las áreas donde no eran expertos?

Cuando uno está formalizando su negocio, es importante tener un contador, porque en los números uno se puede equivocar y las multas son muy caras. En eso no hay que hacerse el sabelotodo. Enfócate primero en lo que sabes hacer bien.

En la parte del marketing, tampoco lo desarrollamos mucho al principio. Hace un par de años yo me metí más en Instagram y creo que fue muy bueno para la marca. Hace algunos años también recibimos asesoría de una agencia que nos ayudó mucho para partir haciendo contenido.

También he tomado cursos online gratuitos que da la municipalidad, así uno va aprendiendo a manejar ciertas cosas como redes sociales, excel, etc. Es importante rodearse de gente que sepa un poco más, siempre hay amigos o parientes que pueden dar buenos consejos gratis, hay que aprovechar eso.

En la parte de redes sociales, mi señora nos ha ayudado a entender hacia dónde ir, cuándo invertir, en qué fechas pagar una publicación en Instagram para llegar a más gente, qué estrategias usar, qué productos tener según la temporada.

¿Necesitaron financiamiento para comenzar?

¿Cómo va el negocio actualmente?

¿Qué desafío importante se encontraron en el camino y cómo lo solucionaron?

¿Qué le recomendarían a alguien que está partiendo su emprendimiento?

¿Qué herramientas, servicios o software son indispensables para su día a día?

¿Recomendarían algún libro, perfil de redes sociales o sitio web que les haya ayudado a hacer crecer Black Mud?

Inspírate para emprender: Historias reales, estrategias probadas

🔥

Inspírate para emprender: Historias reales, estrategias probadas

🔥