Roberto Vega y Jose Fernández

Braveland: Innovación y Adaptación en el Mundo de la Animación

Rentables desde el primer día

Las 5 Lecciones Más Importantes

🚀 Partir con lo que se Tiene: No esperar a tener todo perfecto y lanzarse al mercado les permitió crecer y ajustar sus servicios según las necesidades de los clientes. ¡No hay excusas!

🧲 Polos opuestos se atraen: Encontrar socios con roles y habilidades complementarias es clave. Esto evita conflictos y enriquece el proyecto, permitiendo que todo fluya mejor.

🌍 Pensar internacional: Desde el inicio, Braveland buscó clientes fuera de Chile, aprovechando las oportunidades globales. Esto les permite cobrar más 🤑 y diversificar su base de clientes.

🎨 Valor de la Diversificación de Servicios: Braveland no solo se enfoca en la animación, sino que también ofrece servicios de branding, diseño web y postproducción audiovisual, lo que les permite atraer a diferentes tipos de clientes.

📚 Adaptabilidad y Aprendizaje Continuo: Conoceremos la importancia de aprender sobre la marcha y adaptarse a los cambios en la industria, especialmente con el avance de la tecnología y nuevas herramientas.

Braveland

Braveland es un estudio creativo especializado en diseño, animación y branding, fundado por Roberto Vega y Jose Fernández. Con más de 20 años de experiencia, se enfocan en proyectos audiovisuales y publicitarios, ofreciendo servicios a nivel internacional y destacándose por su innovación y calidad en la producción de contenidos visuales.

País

Chile

Fecha de Inicio

1 de octubre de 2023

Links

La historia de

Braveland

¿Quién está detrás de Braveland?

Roberto:
Mi nombre es Roberto Vega, soy diseñador gráfico de profesión, graduado de la UTEM en 2004. Llevo más de 19 años dedicándome al diseño y la animación, especialmente en el mundo del motion graphics, que comenzó a surgir en Chile a principios de los 2000. Inicié mi carrera en un pequeño estudio de animación junto a compañeros de universidad.

A lo largo de los años, he trabajado en diversos proyectos, desde publicidad hasta series animadas. En 2015, después de cansarme del caótico mundo de la publicidad, me mudé de Santiago a Rancagua para emprender un proyecto diferente. Sin embargo, la pandemia y el estallido social me llevaron a retomar mi carrera en animación y diseño. Fue en ese retorno cuando me reencontré con Jose, con quien decidimos iniciar Braveland.

Jose:
Soy Jose Fernández, también diseñador gráfico, y mi trayectoria es similar a la de Roberto. Comencé en un estudio de animación durante muchos años. Al igual que Roberto, gran parte de mi aprendizaje fue autodidacta debido a la falta de escuelas de animación en ese entonces. Trabajé en varios proyectos, desde videoclips hasta cortinas para programas de televisión. En un momento de mi vida, decidí mudarme a España, dejando atrás un estudio que había formado.

Allí, trabajé en una agencia como director de proyectos creativos, pero no me sentía satisfecho. Decidí volver a mis raíces en la animación y fue cuando Roberto y yo decidimos asociarnos para crear Braveland. Nuestro objetivo principal es la internacionalización, y hemos estado trabajando en proyectos para clientes tanto nacionales como internacionales desde nuestra fundación en noviembre del 2023.

Reel del trabajo de Braveland.

¿Qué es Braveland y cómo se les ocurrió la idea?

Braveland es un estudio creativo especializado en diseño, animación y branding. Nos enfocamos principalmente en la animación, dado que es nuestra área de mayor experiencia. Aunque también trabajamos en branding para marcas, programas de televisión, postproducción audiovisual para cine, televisión, y comerciales. La idea surgió naturalmente de nuestras trayectorias y experiencias previas en el mundo del diseño y la animación. Ambos somos diseñadores gráficos, y tras años de trabajar en proyectos similares y ser competencia, nos dimos cuenta de que teníamos una visión compartida sobre lo que queríamos lograr en la industria de la animación.

El nombre Braveland tiene un significado especial. En un brainstorming de dos días, buscamos un nombre que reflejara nuestra identidad. Descubrimos que nuestros apellidos, Fernández y Vega, significan valentía y tierra fértil, respectivamente. De ahí nació "Braveland", que simboliza una tierra de valientes. Con el nombre definido, nos enfocamos en establecer nuestra presencia en línea y mostrar nuestros trabajos anteriores. Creamos un sitio web y un reel con nuestros proyectos previos, lo que nos permitió empezar a contactar a potenciales clientes rápidamente.

¿Cómo armaron lo que tienen hoy?

Comenzamos Braveland definiendo nuestros objetivos claros: dedicarnos a la animación, el diseño y la producción audiovisual, con un enfoque principal en la internacionalización. Queríamos aprovechar nuestra experiencia y contactos previos tanto en Chile como en el extranjero. Jose como productor, comenzó a contactar potenciales clientes, aprovechando nuestras conexiones previas y buscando nuevos contactos.

El proceso ha sido muy organizado y rápido. Hicimos un sitio web de alta calidad que generara confianza en los clientes y nos enfocamos en mostrar trabajos previos y en preparar materiales de presentación, como el reel. Mientras tanto, comenzamos a contactar a nuestros antiguos clientes y a explorar nuevos mercados, tanto nacionales como internacionales. Establecer estas relaciones ha sido crucial, aunque desafiante, ya que requiere tiempo y esfuerzo para generar confianza.

Inicialmente no cuestionamos si formar sociedad o no, por el tema de la distancia. Madrid y Rancagua no solo están lejos si no que tienen horarios muy distintos. ¿Cómo íbamos a funcionar? Las dudas duraron poco cuando nos dimos cuenta que podíamos trabajar bien online si se hacía de forma ordenada y profesional.

¿Cómo consiguieron sus primeros clientes?

Conseguir el primer cliente fue un proceso relativamente rápido para nosotros. Aproximadamente a los dos meses de haber iniciado Braveland, ya teníamos nuestro primer cliente, que era una marca reconocida en Chile, un banco, y trabajamos con una agencia de publicidad conocida. La experiencia previa nos ayudó mucho en este proceso, ya que teníamos una red de contactos y un portafolio que mostrar. Sin embargo, también nos apoyamos en nuevas conexiones y referencias.

Empezamos contactando a personas con las que habíamos trabajado anteriormente, lo cual facilitó que nos refirieran nuevos clientes. La mayoría de nuestros primeros clientes vinieron a través del boca a boca y referencias. Estudiamos a fondo a nuestros potenciales clientes, entendiendo sus necesidades y cómo podíamos ofrecerles valor. Insistimos mucho en el contacto directo a través de correos electrónicos y reuniones.

Además, el enfoque ha sido persistir constantemente. Sabíamos que estábamos en una etapa temprana y que era fundamental sembrar para cosechar más adelante. Por ello, hemos tenido reuniones con personas de diversas partes del mundo, incluyendo Estados Unidos, Dubái, España, Puerto Rico e Italia. A pesar de estar en una fase inicial, siempre hemos tenido trabajo, lo cual es positivo.

En comparación con nuestros emprendimientos anteriores, esta vez fue más sencillo debido a la claridad de roles y la experiencia acumulada. Desde el principio, uno se encargó de la producción y el otro de la dirección creativa, lo cual facilitó el proceso de inicio. Esta claridad nos permitió avanzar rápidamente y empezar a buscar clientes de manera efectiva. Hoy, gracias a nuestra experiencia y enfoque en la tecnología, hemos podido establecer una base sólida de clientes y proyectos​​.

¿Cómo afrontaron las áreas donde no eran expertos?

La experiencia previa ha sido fundamental, aunque fue un proceso de aprendizaje continuo. En la universidad no enseñan a emprender ni a manejar aspectos básicos como facturación. Todo lo hemos aprendido sobre la marcha, a base de ensayo y error. Cada uno de nosotros ha ido adquiriendo habilidades en áreas que antes desconocíamos, como la implementación de herramientas para mejorar nuestra eficiencia en el trabajo, aunque algunas todavía no las hemos utilizado plenamente.

Ambos somos bastante autodidactas y estamos muy involucrados con la tecnología, lo que nos ha permitido evitar grandes deficiencias en estas áreas. Sabemos manejar temas como el IVA, remanente y PPM, cosas que antes no teníamos claras. Cuando necesitamos algo más especializado, recurrimos a profesionales de confianza que ya conocíamos, como contadores que nos asesoran en la optimización de recursos. Esta experiencia previa nos ha permitido afrontar los retos de manera más fluida y eficiente.

¿Necesitaron financiamiento para comenzar?

En esta ocasión, no necesitamos financiamiento externo para comenzar Braveland. Ambos tenemos experiencia previa, lo que nos permitió empezar de manera más liviana. Ya habíamos enfrentado los desafíos de levantar capital y trabajar con créditos en emprendimientos anteriores, lo cual fue un proceso pesado y complicado. Para Braveland, nos enfocamos en utilizar nuestras habilidades y herramientas básicas como una buena computadora y una conexión a internet. Esto redujo significativamente nuestros costos iniciales y eliminó la necesidad de una oficina física, ya que ahora trabajamos de manera remota.

Además, nuestra estrategia se basó en la utilización de nuestros contactos y la experiencia acumulada. Desde el primer día, comenzamos a facturar y a trabajar en proyectos que nos permitieron mantenernos sin necesidad de inversiones externas. La experiencia previa y el conocimiento de la industria nos dieron la confianza para empezar a generar ingresos rápidamente. Invertimos muy poco de nuestro propio bolsillo, aprovechando la infraestructura que ya teníamos.

¿Cómo va el negocio actualmente?

Somos una empresa joven, comenzamos en noviembre del año pasado. Desde el primer día, hemos estado facturando y la cantidad de proyectos ha ido en aumento. Utilizamos un enfoque similar al funnel de ventas de e-commerce, donde recibimos muchas cotizaciones y convertimos un porcentaje en proyectos reales. En nuestro caso, la tasa de conversión es mucho mayor que el promedio del 2% en e-commerce, lo cual es muy positivo. Desde el inicio, hemos trabajado con números positivos, generando ingresos desde el primer proyecto y logrando una tasa alta de conversión entre cotizaciones y proyectos ganados.

Algo que nos motiva es ver cómo los presupuestos de los proyectos han ido creciendo. Al principio, los proyectos eran más pequeños debido a la necesidad de construir confianza con nuestros nuevos clientes, a pesar de tener 20 años de experiencia en la industria. Con el tiempo, hemos visto un aumento en el tamaño y la cantidad de los proyectos, lo cual es una señal positiva de crecimiento.

En términos financieros, afortunadamente, partimos ganando desde el primer proyecto. Esto es una gran ventaja comparado con otros tipos de negocios donde el retorno de la inversión puede tardar meses o incluso años. Nuestro enfoque en ser una empresa de servicios nos permite ganar dinero desde el primer día, lo cual nos da una gran tranquilidad. Estamos en una etapa temprana pero bien encaminada, con una base sólida de clientes y proyectos. Esto nos da la seguridad de que estamos ganando más que si estuviéramos empleados en cualquier agencia o estudio del mercado.

Cada vez tenemos más proyectos y cotizaciones, lo cual nos mantiene ocupados y nos da una perspectiva positiva para el futuro.

¿Qué desafío importante se encontraron en el camino y cómo lo solucionaron?

Roberto: Uno de los desafíos personales más importantes que he enfrentado es el idioma inglés. Aunque tengo un buen oído para el inglés y he aprendido algo de manera autodidacta, no lo hablo con fluidez. Esto es un gran obstáculo, especialmente cuando queremos expandir Braveland a mercados internacionales. Afortunadamente, Jose domina el inglés, lo que ha sido crucial para nuestras reuniones con clientes extranjeros. Sin embargo, reconozco que necesito mejorar mi inglés para poder participar más activamente en estas conversaciones y contribuir de manera más efectiva en nuestro objetivo de internacionalización.

Jose: Para mí, uno de los desafíos más importantes ha sido entender y adaptar la forma de acercarse a los clientes. Las reglas del juego han cambiado considerablemente con el tiempo. Antes, todo se manejaba principalmente por correo y llamadas telefónicas, pero ahora es crucial tener una presencia en redes sociales y saber cómo comunicar la identidad de nuestra empresa en estos canales. Al principio me resistía a esto porque no me sentía cómodo exponiéndome tanto. Sin embargo, me di cuenta de que para conectar con los clientes más jóvenes, quienes ahora tienen menos edad que nosotros, es fundamental adaptarse a sus formas de comunicación y expectativas.

Roberto: Otra gran lección ha sido la persistencia. Emprender requiere no rendirse a medio camino. En emprendimientos anteriores, insistí mucho tiempo en estrategias que no funcionaban, pero aprendí que es vital saber cuándo pivotar y cambiar de rumbo. Este aprendizaje ha sido crucial, donde hemos tenido que ajustar nuestras estrategias continuamente para adaptarnos al mercado. Es un proceso de ensayo y error, pero la clave está en no rendirse y seguir avanzando, siempre con la disposición de aprender y adaptarse​​.

¿Qué le recomendarías a alguien que está partiendo su emprendimiento?

Lo principal es no esperar a que alguien más venga a hacerlo por ti. La clave está en moverse y actuar por uno mismo, tomando decisiones en el camino y adaptándose según sea necesario. No debes esperar a que alguien llegue con dinero o recursos, sino que debes lanzarte y hacer las cosas por tu cuenta. La experiencia muestra que es importante actuar y no esperar que las condiciones sean perfectas para empezar. Por ejemplo, con mi socio anterior, hubo un momento en que decidimos separarnos porque no veíamos otra opción. Este tipo de decisiones deben tomarse en el camino, enlazando con gente que pueda ayudarte y compartir el viaje​​.

También aconsejamos empezar lo antes posible para probar si tu idea de producto o servicio es viable. No esperar a tener todo perfecto; sal al mercado y mejora en el camino. Si necesitas asociarte con alguien, busca que esa persona sea complementaria a ti, no exactamente igual. Por ejemplo, si tú te dedicas a un área, que tu socio se dedique a otra. Esto evita conflictos y enriquece el proyecto. Como los polos de un imán, los iguales se repelen y los distintos se atraen. Esta complementariedad es crucial para evitar choques y hacer que el proyecto funcione mejor​​.

Además, hemos aprendido que es importante no ser demasiado perfeccionista desde el inicio. En un emprendimiento anterior, quisimos hacer todo tan perfecto que al final no vendimos casi nada. La idea es salir al mercado, recibir feedback y ajustar según las necesidades reales de los clientes. Esto te permite adaptarte y mejorar constantemente sin quedarte estancado esperando la perfección​​.

¿Qué herramientas, servicios o software son indispensables para su día a día?

La herramienta número uno para nosotros es Notion. Aunque somos diseñadores, Notion nos ha sido increíblemente útil para la gestión de proyectos y la organización en general. Es una aplicación extremadamente versátil que no tiene límites aparentes y se puede adaptar a nuestras necesidades específicas. Usamos Notion para hacer listas de tareas, bases de datos, presupuestos, cartas Gantt, calendarios, y mucho más. Podemos invitar a colaboradores freelance a trabajar en la plataforma y mostrar los proyectos a los clientes para que sigan el progreso y las revisiones en tiempo real.

Otra herramienta clave es HubSpot, que nos ayuda a mantener un registro completo de nuestros contactos y clientes potenciales. HubSpot nos permite registrar correos, llamadas y ver el estado de nuestros negocios, tanto en cotización como en facturación. Aunque Notion también podría hacer esto, HubSpot está más enfocado en la gestión de ventas, lo cual es muy beneficioso para nosotros.

Además, utilizamos Google Workspace para los correos electrónicos y la suite de Adobe para todo lo relacionado con diseño y animación. Estas herramientas son esenciales para nuestro trabajo diario. También hemos comenzado a usar herramientas como ChatGPT y Perplexity para investigar información de potenciales clientes y para obtener resúmenes rápidos de datos importantes. Perplexity, en particular, es útil para resumir información de varias páginas web en un solo lugar, lo que ahorra mucho tiempo.

La integración de estas herramientas nos permite gestionar proyectos de manera eficiente y mantenernos organizados. La inversión en estas tecnologías ha sido mínima comparada con el valor que nos aportan. Nos permiten trabajar de manera colaborativa y mostrar transparencia a nuestros clientes sobre el estado de sus proyectos, lo que fortalece la confianza y la comunicación.

¿Recomendarían algún libro, autor, perfil de instagram, youtube o sitio web que les haya ayudado a hacer crecer Braveland?

Recomendamos mucho a Chris Do, que tenía un estudio de animación en Los Ángeles llamado Blind. Chris escribió un libro titulado "A Pocket Full of Do", donde resume su experiencia en ventas y en el negocio del diseño. Este libro me ha sido muy útil para aprender a negociar y responder en reuniones, aspectos que nadie te enseña de manera formal. Además, sigo a Michael Janda en Instagram, y a Joel Pilger, quien también tenía un estudio de animación y ahora es mentor para otros estudios. Ambos comparten mucha información valiosa sobre cómo manejar un negocio creativo y tomar decisiones estratégicas​​.

En general, recomiendo buscar contenido que sea relevante para tu industria y que se adapte a tu estilo de aprendizaje. Ya sea a través de libros, redes sociales o vídeos, es importante mantenerse actualizado y aprender de la experiencia de otros. Esto te permitirá evitar errores comunes y aprovechar oportunidades para hacer crecer tu negocio​​, aunque también hay que saber filtrar la información porque hay mucha gente que vende humo. Para nostros es más efectivo seguir a emprendedores que comparten su experiencia de manera práctica y visual​​.

Inspírate para emprender: Historias reales, estrategias probadas

🔥

Inspírate para emprender: Historias reales, estrategias probadas

🔥